Ayudas para rehabilitar viviendas

Viernes, 17 Marzo 2017


Según ha explicado Mazón, hasta ahora, para poder acceder a la subvención de Gobierno regional los edificios debían estar finalizados con anterioridad a 1981; dedicar al menos el 70% de su superficie construida a uso residencial y que ese mismo porcentaje de viviendas constituyan el domicilio habitual de sus propietarios o arrendatarios, requisitos que ahora se suprimen.

Podrán solicitar esta ayuda también para las casas unifamiliares y se subvencionará la rehabilitación de más de una vivienda del mismo propietario, algo no permitido hasta el momento, siempre que una se destine a domicilio habitual.

Además, se elimina la limitación existente hasta ahora que impedía que el coste de los materiales superara el 40% de la actuación, lo que generaba la práctica imposibilidad de subvencionar, por ejemplo, el cambio de ventanas.

Otra de las novedades que implica la modificación del decreto aprobada, y que se publicará en el Boletín Oficial de Cantabria la semana que viene, se permite también que con estas ayudas se puedan subvencionar reparaciones de cubiertas "siempre" que con ellas se consiga reducir un 8 por ciento la demanda energética de los edificios.

Hasta ahora, no se subvencionaba la reparación de la cubierta salvo que con ella se obtuviese una demanda energética de al menos un 30%, algo que, según han señalado, no era posible si además no se actuaba sobre el resto de los elementos de la envolvente del edificio.

Además, en la modificación, se aclara el contenido de un artículo relativo al caso de aquellas obras de rehabilitación que suponen la alteración del número de viviendas o de los metros cuadrados destinados a locales del edificio.

También se regula la posibilidad de solicitar una autorización previa para comenzar las obras de rehabilitación antes de que se resuelva la solicitud de ayudas.

Incremento de máximos subvencionables

Aparte de abrir las ayudas a más supuestos, se ha decidido aumentar la cuantía en algunos supuestos. Así, crece el máximo subvencionable en las obras en viviendas y se equipara a la de los edificios.

Ahora, la subvención podrá cubrir hasta el 35% del coste subvencionable de la actuación (IVA excluido) --antes de la modificación se cubría hasta un 20%--, sin que, de forma general, puedan superar los 2.000 euros por vivienda (antes, 1.000). Sin embargo, la ayuda podrá alcanzar los 3.000 cuando la obra suponga la reparación o sustitución de cubiertas.

Además, cuando la vivienda se encuentre en un municipio con la tasa de paro superior a la media regional, estos límites se incrementarán en un 20%.

Las 'Arru', no solo para Santander

Por otra parte, a través de esta modificación del decreto se deroga el programa ARI (Área de Rehabilitación Integral), puesto que es una figura "totalmente superada", según la Consejería, por las 'ARRU' (Áreas de Regeneración y Renovación Urbana, y que por la existencia de otros programas "deja de tener sentido".

También, gracias a esta modificación, se abre la posibilidad de que en un futuro puedan solicitar las ayudas 'ARRU' otros municipios distintos del de Santander, algo que no era posible. De hecho, según ha explicado Mazón, hasta ahora sólo se podía acoger a estas ayudas el Cabildo de Arriba.

Mazón ha considerado "muy interesante" que otras zonas de Cantabria, como la Puebla Vieja de Laredo o el casco viejo de Castro Urdiales pudieran ser mejorados con cargo a las ayudas 'ARRU'.

Además, se ha modificado en el decreto la regulación de los programas 'ARRU' para dar más un año más de lo que se daba para terminar las obras financiadas con cargo a estas ayudas.

Mazón ha justificado esta decisión argumentando que los 'ARRU' son "programas complejos" y es "difícil" cumplir los plazos. De hecho, ha asegurado que en el caso del Cabildo de Arriba se "han superado los plazos".

El consejero ha explicado que, hasta ahora, se daba de plazo para concluir las obras hasta finales del año siguiente en que se solicitaban (si se pedían en 2017 las actuaciones tenían que estar concluidas el 31 de diciembre de 2018) y ahora se dará uno más.

Con esta modificación, también se requiere que para la tramitación del correspondiente convenio de financiación entre las Administraciones será necesario que la gestión urbanística del ámbito delimitado cuente, al menos, con la aprobación inicial de los instrumentos de equidistribución necesarios.

En el caso concreto de El Cabildo de Arriba el consejero ha recordado que dicho convenio aún no está aprobado, dado que al promotor de la actuación no tenía todos los acuerdos de los propietarios.

Otras modificaciones

El nuevo decreto también establece un régimen transitorio para las actuaciones iniciadas y no finalizadas que se hayan podido producir entre el 30 de septiembre y la entrada en vigor de este decreto para que nadie pierda las ayudas.

Así, "excepcionalmente, podrán ser tramitadas aquellas solicitudes que hubieran sido presentadas fuera de plazo o se presenten a partir de ahora siempre que las obras, aun estando iniciadas, no hayan finalizado cuando entre en vigor el decreto.

Los 6.060.000 euros que el Gobierno destinará a estas ayudas a la rehabilitación de edificios y viviendas supone un millón más que la anterior partida, que era de unos 5 millones.

Según el director general de Vivienda, se solicitaron con cargo a ese montante, se presentaron 299 solicitudes, que suponen 6.253 viviendas; de las que 137 han sido concedidas, 157 están en tramitación y 5 han sido denegadas.

Mazón ha considerado que la modificación realizada supone una "apuesta importante" de su Consejería por la rehabilitación y una "mejora notable" y ha confiado en que tenga "tanto éxito" como el anterior Plan.

Sobre la eliminación de algunos requisitos, el consejero ha opinado que "es más importante que se hagan cosas que ser tan restrictivos como antes".

Ha asegurado que para su departamento "lo importante" es "reactivar el sector", "mejorar el empleo" y que se otorguen más ayudas por el "importante" retorno que tienen.

El consejero ha recordado que a estas ayudas hay que sumar otras subvenciones para rehabilitación que concede su departamento, como las dirigidas a edificios municipales.